Home 9 Blog 9 De compras en un negocio colonial

El hecho de que el capitalismo global dominado por occidente siga basándose en gran medida en las estructuras establecidas en la época colonial queda simbolizado hoy en día por los aguacates, mangos o maracuyás importados a bajo precio que se amontonan en los expositores del centro comercial del comerciante de productos coloniales - Edeka para abreviar.

Foto:https://kulturshaker.de/global/postkolonialismus/

Aparte de la persistencia aparentemente banal de estas marcas entrelazadas con el colonialismo europeo, las relaciones entre el Norte global y los países del Sur global siguen estando marcadas por relaciones de poder desiguales a todos los niveles.
Las sociedades occidentales y la clase dirigente mundial poseen el poder económico, político y científico.
También dominan la cobertura de los medios de comunicación y se benefician de muchas maneras de las estructuras postcoloniales y las relaciones de dependencia. Esto parece especialmente drástico en lo que respecta a la distribución global de la riqueza. Mientras los países del Sur global se desangran cada vez más, la masa monetaria del llamado Occidente se infla literalmente, de modo que hoy el 0,9% de la población mundial posee el 43,9% de la riqueza mundial. El 56,6% más pobre, en cambio, sólo posee el 1,8% de esta riqueza.

Foto: https://worldmapper.org/

Estas flagrantes desigualdades sociales son el resultado de una tupida red de dominio occidental de los mercados internacionales de capitales y productos. Los ciudadanos del Norte global no sólo representan los clientes más importantes del mundo y, por lo tanto, influyen en la oferta en gran medida; a través de injustos 

acuerdos comerciales y el doble rasero en la actividad económica, Occidente está contribuyendo a afianzar aún más las estructuras de desventaja.
Mientras Lindt, en Suiza, produce chocolates finos con granos de cacao de África Occidental y los mercados de Camerún y Ghana están literalmente inundados de trigo subvencionado, leche en polvo y los muslos de pollo más baratos, los países del sur global pierden la oportunidad de establecer mercados independientes y de elaborar productos complejos a partir de sus materias primas.

Este sistema múltiple de prácticas proteccionistas y subvenciones a los productos propios por parte de los mercados occidentales, al tiempo que se abre y desarrolla el Sur global como mercados de venta, hace que el pequeño agricultor de Zimbabue o el productor de café de Colombia sigan dependiendo siempre del mercado mundial dominado por Occidente. Además, la autoimagen de Occidente como salvador del mundo o depositario de la paz se mantiene gracias a los cerca de ciento cincuenta mil millones de dólares de ayuda al desarrollo que moviliza anualmente la OCDE, mientras que las viejas imágenes de dependencia se mantienen.

Wie können Sie sich diese Struktur vorstellen?

Se puede pensar en la relación entre el Norte y el Sur global como un balancín o un paternóster, donde más de uno siempre lleva a menos del otro. ¿Y quién podría negar que no se beneficia en muchos aspectos de ese desequilibrio de poder? El café recién hecho por la mañana, la oferta de gangas en las grandes cadenas de moda como H&M o el tipo de cambio ventajoso en otros países europeos son tan habituales para la mayoría de nosotros que ya no se perciben como privilegios. Privilegios que al mismo tiempo siempre van de la mano de estructuras de injusticia y realidades precarias de la vida.

En un mundo tan complejo como el nuestro, parece la conclusión lógica replegarse en un caparazón de nacionalismo y desapego a la realidad, dada nuestra responsabilidad compartida como ciudadanos de Occidente en los acontecimientos mundiales cotidianos de la agricultura de tala y quema para obtener más pastos para el ganado, la hambruna en Oriente Medio debido a las guerras por motivos geopolíticos y las montañas de basura en Indonesia. Pero dada la omnipresencia de la vida de cada individuo y las múltiples crisis del mundo globalizado resultantes de nuestros estilos de vida, es cada vez más difícil ponerse anteojeras y seguir simplemente como estamos …mehr

Noticias y Actualizaciones

Brasil en mi

Brasil en mi

En los siguientes posts, informaré sobre mi estancia en el servicio de voluntariado "kulturweit" de la Comisión Alemana de la UNESCO y el Ministerio Federal de Asuntos Exteriores, que pasé en Belo Horizonte, Brasil, desde septiembre de 2019 hasta abril de 2020. Describo...

España en el punto de mira

España en el punto de mira

Matilde (80 Jahre) lebt in einer kleinen Wohnung mitten im Zentrum von Madrid. Sie hat die letzten Monate lang ihre Wohnung nur verlassen, um Einkaufen...

La visita inesperada

La visita inesperada

Wenn wir einen unerwarteten Besuch erhalten, fühlen sich viele von uns unangenehm, weil sie uns ohne Maske oder Make-up in unserer eigenen Realität...