Home 9 Integration

MamaKiya - Integración

A través de nuestra propia historia migratoria tenemos una función especial de puente entre América Latina y Alemania, podemos mediar entre las culturas y ayudar a eliminar los conflictos. Al mismo tiempo, utilizamos esta función para apoyar a la gente en Alemania en una variedad de proyectos de salud, igualdad de género y justicia climática

APOYO INTEGRAL

Sentirse perdido y extrañar el viejo hogar es una de las preocupaciones diarias de Migrantes. Además, las circunstancias desagradables como los divorcios, las disputas en relación con la custodia de los niños o la pensión alimenticia, viviendo en un nuevo país

Por lo tanto, vemos la necesidad de realizar un trabajo de integraciónNuestro interés se centra en el apoyo a los inmigrantes de los países de habla española y portuguesa, ya que en Alemania no hay un apoyo adecuado para ellos .

Este sitio fue creado para apoyar a las personas con antecedentes migratorios. Especialmente para las mujeres latinoamericanas ofrecemos ayuda a medida. Somos un equipo de personas que no sólo han vivido estos problemas, pero también han tenido éxito en la superación de estos problemas. Por lo tanto, podemos ofrecerle le contará nuestra experiencia y compartirá el conocimiento que hemos obtenido durante este proceso. Por esta razón queremos apoyar a la gente en su camino a un nuevo hogar.

Mamakiya

¿Está usted en uno de estos procesos?

Llámanos (049) 178-6685109  o Escribenos 

Información necesaria para los nuevos inmigrantes de América Latina

MamaKiya quiere apoyarte durante tu estancia en Alemania. Por ello, hemos creado un documento informativo en español y portugués con toda la información que necesita.
Si desea una consulta personal, puede escribirnos y concertar una cita con nosotros. Intentaremos apoyarle en todos los asuntos.

Si desea una consulta personal, puede escribirnos y concertar una cita con nosotros. Intentaremos apoyarle en todos los asuntos.

Info_Lat_vPT

Info_LAT_vES

Historias de vida en audio

En esta sección puedes dejarnos tu historia y al mismo tiempo ser animado por otras personas en tu situación. Le pediremos su consentimiento antes de publicar una historia, y también preservaremos su anonimato.

Historias de vida escritas

En esta sección puedes dejarnos tu historia y al mismo tiempo ser animado por otras personas en tu situación. Le pediremos su consentimiento antes de publicar una historia, y también preservaremos su anonimato.

nuestras historias

Matrimonio y divorcio

Carmen

Me casé en 1995 con un alemán y vine a vivir a Múnich. Tres años después tuvimos un hijo y decidimos que yo me ocupara en cuidarlo en tanto mi marido trabajaba. Como él tenía un seguro de salud privado, yo estaba asegurada con él. Cuando mi hijo empezó a asistir a la escuela yo me decidí a hacer algo para tener algunos ingresos así que me dediqué a dar clases de español de manera autónoma, pero no busqué un trabajo, algo de lo que luego me arrepentí porque el día que mi hijo cumplió 18 años mi marido me informó que quería el divorcio y que yo me tenía que ir de la casa en la que vivíamos juntos. Pronto me di cuenta de que él había encontrado otra pareja y que ya tenía un plan perfectamente organizado: que yo me volviera a mi país con una mano adelante y otra atrás. Ese fue el comienzo de un largo proceso de divorcio que se inició en 2016. En el camino tuve que buscar trabajo y conseguir recursos para contratar a una abogada que me representara y defendiera mis derechos, que en Alemania son muchos, pero que por extranjera yo no conocía. Ahora que veo todo con más calma, he podido reflexionar sobre lo indefensas que estamos las mujeres cuando no hablabamos bien el alemán y no tenemos una familia propia que nos apoye. También me di cuenta de hay una serie de organizaciones e instancias estatales que apoyan a las mujeres como yo, pero hay que buscarlas y que para eso se requiere tocar muchas puertas aunque algunas se abren y otras no. Esto me hizo darme cuenta de lo desamparadas que estamos las extranjeras cuando nos vemos enfrentadas a un proceso de divorcio.

Anonimo 1

in Bearbeitung

 

Mantenimiento

Patricia

Cuando mi marido alemán me pidió el divorcio me dijo que uno de los dos se tenía que ir de la casa en la que vivíamos. Que él se iba, pero que podía pagar el alquiler y demás gastos solo por tres meses. Para evitar confrontaciones, acepté su propuesta, él se fue a vivir con un amigo y yo me puse a buscar trabajo. Cuando se cumplieron los tres meses, tuve que abandonar mi casa. Por supuesto yo argumenté que lo que ganaba no me alcanzaba así que él “amablemente” ofreció darme una cantidad que cubriera mis gastos por unos meses. Gracias a una amiga, pude alquilar una habitación. En el interín busqué y contraté a una abogada quien me informó que yo no tenía por que haber dejado mi casa porque en el peor de los casos mi marido y yo, podíamos seguir viviendo bajo el mismo techo. Cuando mi marido se enteró de que había contratado a una abogada quien defendía mis derechos y le exigía una pensión alimenticia conforme a lo que él ganaba, de inmediato me cortó toda ayuda económica. También contrató a una abogada que se encargó de discutir el monto de la pensión afirmando que yo poseía más dinero del que declaraba. Como mi marido se negó a pagar nada, tuve que demandarlo por alimentos lo que dio lugar a un largo proceso judicial. Al final la juez me dio la razón en cuanto al monto solicitado, pero lo recibí mucho tiempo después, cuando ya casi no tenía recursos. Sobreviví este duro tiempo gracias a la ayuda de amigos y de mi familia. Tiempo después me enteré que no pagar la pensión alimenticia es uno de los trucos del que hacen uso los abogados para desequilibrar a la demandante.

Anonimo 2

in Bearbeitung

 

Permiso de residencia - Vivir

Sara Fernández - Contrato de enfermera

Carmen Flores trabajó sin descanso durante un año y medio para alcanzar la meta de trabajar en Alemania, construir una nueva vida para ella y su familia como enfermera emigrada.

La empresa que la contrató le ofreció un curso de alemán de dos meses de duración y le prometió que en ese tiempo alcanzaría el nivel B1. Durante su estancia en Essen, se dio cuenta de que su nivel B1 de alemán no era suficiente y a menudo era criticada por sus colegas (...). Desgraciadamente, no podía abrir una cuenta bancaria en ese momento porque estaba marcada como traficante de drogas en los bancos, y como no tenía una cuenta bancaria, no había forma de recibir su salario. Tuvo que sobrevivir con el poco dinero que traía, ya que la empresa que la llevó a Alemania nunca se hizo responsable de su situación bancaria. Cuando decidió cambiar de empleador, no pudo hacerlo porque su contrato alemán (?) no lo permitía. En algún momento, y ante su insistencia, le dijeron que el cambio era posible, pero que tendría que devolver el dinero de su contratación (15.000 euros). Ante esta situación, Carmen decidió volver a Colombia tras dos meses en Alemania y continuar su vida en su país.

Otro factor que destruyó su autoestima fue la denigración de su título académico al ser contratada como asistente de cuidados. A pesar de haber cursado 6 años de estudios universitarios, fue contratada como asistente de cuidados.

Acoso sexual - discriminación

Anonimo 4

Los encuentros entre peruan@s tendrán lugar cada dos semanas, la próxima reunión se registrará en el calendario de la organización.

Brasil en mi

Brasil en mi

En los siguientes posts, informaré sobre mi estancia en el servicio de voluntariado "kulturweit" de la Comisión Alemana de la UNESCO y el Ministerio Federal de Asuntos Exteriores, que pasé en Belo Horizonte, Brasil, desde septiembre de 2019 hasta abril de 2020. Describo...